lunes, 16 de abril de 2012

CAPÍTULO 21 - @Real_Tommo

CAPÍTULO 21
(Narra Harry)

Llegué a casa y me tiré en el sofá. Me quería olvidar de lo ocurrido, pero no me quería olvidar de ______. ¿Esto significaba que lo habíamos dejado? En ningún momento han salido las palabras ‘Esto se ha terminado’ o algo parecido, pero ella lo había insinuado. Seguro que estaba cansada de mí y de los paparazzis. Yo solo intentaba que ella no se viera afectada por lo de que yo fuera famoso, pero por lo visto eso era un poco difícil. En ese momento entró alguien por la puerta.

-¿¿Haaaaaaaaaaaaaarry?? Ya he vuelto. –dijo Louis.
-Estoy aquí, en el sofá.

Louis se acercó a mí, y al verme ahí tirado se sentó al lado mío.

-¿Qué te pasa?
-______ y yo hemos discutido…
-¿Por qué?

Le expliqué todo lo ocurrido con pelos y señales mientras él cada vez ponía una expresión diferente en su cara, a veces de sorpresa, otras veces de enfado o de tristeza, en resumen, su cara era un poema.

-¿Qué opinas? –le pregunté, esperando una opinión de otra persona que no fuera ni yo ni ______.
-Pues que los dos tenéis la culpa de esto.
-¿Y yo qué he hecho?
-Lo que has hecho es seguirle, le parecerás un poseso, o un desconfiado.
-Pero yo solo quería verla.
-Ya, una cosa es lo que tu querías, y otra lo que parecía que querías. POR FAVOR, SI IBAS HASTA DISFRAZADO.
-Joder Louis… Me siento fatal… Tengo que hablar con ella.
-Llámale.
-A eso iba –dije cogiendo el teléfono y marcando su número. Esperé hasta que me saltó el buzón de voz, pensaba que me lo había cogido porque en el buzón decía su voz ‘Hola, soy ______ en estos momentos estoy ocupada, o simplemente no me entero de que el teléfono está sonando. Deja tu mensaje después de la señal y te llamaré.’ Su voz era preciosa, me alegraba escucharla, aunque simplemente fuera una grabación. Volví a intentarlo, pero me volvió a saltar el buzón. Esta vez dejé un mensaje. –Hola ______, soy Harry. Necesito hablar contigo, por favor llámame. Te quiero.

(Narra ______)
Quería hablar con él, pero estaba demasiado enfadada. ¿Cómo podía pensar que me gustaba Rubén más que él? Rubén no me gustaba, él se me había declarado aún sabiendo lo mío con Harry. Eso no me gustaba en los chicos. Además, todo lo que le había dicho a Harry eran tonterías, supongo que me dejé llevar por la situación, estaba nerviosa. Harry no le tenía nada que envidiar a Rubén. Él era mil veces mejor. Sí, Rubén era majo, pero ya está, nada más.

Quise apagar el móvil, ya que no soportaba ver en mi pantalla ‘Llamada de Harry’ y no cogerlo. Entonces, me llegó un mensaje. Tenía nuevos mensajes en el buzón de voz. Llamé rápidamente al buzón de voz, era un mensaje de Harry, obviamente. Lo escuché como unas diez veces. No le pensaba llamar. No me apetecía discutir sobre lo que había pasado o darle explicaciones sobre porqué le había mentido sobre Elena. Simplemente no quería que se pusiese celoso, aunque realmente, no había motivos para ponerse.

En ese momento entró mi madre a la habitación. Me dijo que nos íbamos a ver a mi padre, los médicos ya habían dejado todo lo de la operación, y ya volvía a dormir tranquilamente.

(Narra Harry)

Yo estaba sin ______, pero por lo visto todos los demás tenían su pareja. Louis con Eleanor, Liam con Danielle, Zayn con Elena (aunque ella estuviera en Cambridge), y por lo visto, había algo entre Niall y Claudia. Por lo que me había contado Louis, Niall besó a Claudia en la playa. Muy romántico sí, estaba muy contento por él y bla bla bla. Realmente ahora mi mente estaba en ______, y por lo visto se notaba demasiado y los chicos me intentaron distraer con su compañía, pero no me ayudaba muchos verlos a todos con su parejita felices. Zayn me ofreció dar una vuelta con él, eso me ayudaría, ya que él tampoco estaba con su ‘chica’. Estuvimos hablando un poco sobre lo ocurrido y me intentó aconsejar.

-Solo te digo una cosa, ______ es la chica más decente de todas con las que has estado. Así que no la dejes escapar por una simple pelea. Tienes que luchar por ella, hazme caso.
-Lo haré Zayn, lo haré.

Él me dio un abrazo, supongo que como símbolo de apoyo. Lo agradecí, ya que me derrumbaba por momentos, y eso era como un pilar que hacía mi caída menos dolorosa.

*************************************************************

Pasaron cinco días de la discusión, y no sabía nada de ______. Solo que hoy volvían. No había vuelto a llamarla ni ella a mí tampoco. No entendía ni sabía que iba a pasar, pero eso me estaba matando.

-Tío, apestas. –me dijo Louis.
-Pues me acabo de duchar.
-No es por eso, tienes cara de enfermo, y hace por lo menos tres días que no sales de casa. ¿Me quieres explicar qué cojones te pasa? Nunca te había visto así.
-Emm… Nada, no me pasa nada.
-Esto es por ______ ¿verdad?
-Puede… es posible.
-Harry, tienes dos opciones, escúchame atentamente.
-Sorpréndeme Lou.
-La primera opción es quedarte ahí, como estos últimos cinco días, sin hacer nada, teniendo la esperanza de que algún día te llamará, pero que eso nunca pasa, y simplemente deprimirte sin salir de casa y ver todo el día películas ñoñas. O puedes hacer la segunda opción, que es salír ahí a fuera y LUCHAR POR ELLA. Nunca había visto a este Harry, al Harry que tira la toalla. El Harry que yo conozco es el Harry luchador, el que sea como sea, consigue lo que quiere, así que vamos. ¿Qué vas a hacer?
-Tienes toda la razón del mundo, pero esto no funciona así.
-¿A no? ¿Y cómo funciona?
-Ya no le importo…
-No digas chorradas –dijo mientras se marchaba hacia su habitación –Por cierto, vístete que Elena nos ha invitado a su casa a los cinco.
-¿Qué? –dije mientras salía corriendo detrás de él.
-Sí, han llegado esta mañana a Londres, y Elena ha llamado a Zayn diciendo que nos echaba de menos a todos y nos ha invitado a pasar la tarde en su casa.
-¿Estará ______?
-Teniendo en cuenta que es su casa… supongo que sí.

(Narra ______)
-¿¡Qué!? –le grité a Elena. Por un momento quise matarla.
-Sí, te veo demasiado deprimida. No eres la de siempre, así que les he invitado a casa.
-No, me niego a ver a Harry, no podría con su encantadora sonrisa.
-Pues ya está, os reconciliáis y su encantadora sonrisa volverá a ser tuya.
-No, Elena, no.
-Pues tú verás lo que haces, van a llegar en cinco minutos.
-Capulla.
-Yo también te quiero.

Subí las escaleras corriendo y me encerré en mi habitación. Iba en pijama y despeinada, y no me iba a cambiar ni a peinar, ya que no me iban a ver ninguno de los cinco, me iba a quedar en mi habitación hasta que se marcharan.

-¡Cuando lleguen diles que no estoy en casa por favor Elena!
-Lo intentaré.

Entonces se escuchó el timbre, y me encerré.

(Narra Harry)

Nos abrió la puerta Elena. Ni rastro de ______.
-Chicos, ¡os echaba de menos! –nos dio un cálido abrazo a todos y a Zayn un beso necesitado. Se notaba que se querían. Estuvieron un rato hablando y besándose, diciéndose lo mucho que se habían echado de menos y todo lo que se supone que tendríamos que estar haciendo ______ y yo. Entonces escuché ruidos en el piso de arriba, supuse que era ella.
-Elena.
-Dime Harry.
-¿Dónde está ______?
-Emm… Pues se ha ido a dar una vuelta –dijo, insegura de si misma. Mentía.
-Ah, vale.

Estaban todos sentados en los sofás, me levanté diciendo que iba al baño y subí las escaleras. Apoyé mi oreja en la puerta de ______, y en efecto. Allí había alguien. Puse mi mano sobre el pomo de la puerta con indecisión, y abrí. Ahí estaba ella. Tumbada en su cama leyendo una revista. Estaba preciosa, como siempre. Su cabello sin peinar era perfecto y llevaba una camiseta ancha y unos pantalones cortos de chándal, que debía de ser el pijama. Aun así seguía perfecta. Había estado durante esta semana desesperado por verla, y ahí la tenía, a dos metros de mí. Ella, al verme puso cara de sorpresa, lo que se convirtió en un momento cara de enfado.

-Harry, sal de aquí. –me ordenó. Desobedecí y cerré la puerta detrás de mí.
-No, quiero hablar contigo. –dije mientras me sentaba al lado de ella en la cama.
-¿Sobre qué se supone que quieres hablar? Me dijiste que te dejara y me fuera con Rubén, me acuerdo perfectamente.
-¿Y has hecho eso? –dije, mientras observaba que caía una lágrima por su mejilla.
-No –dijo mientras su mirada bajaba hasta mirarse los pies.
-¿Por qué?
-Lo sabes perfectamente.
-No, no lo sé. Dímelo.
-Porque te quiero.

Al oír esas palabras no pude resistirme más, pasé mi mano por detrás de su cuello acercando su cara hacia mí y la besé. Ella me lo devolvió, y me abrazó fuertemente. Acaricié con mi mano su mejilla, que estaba húmeda debido a sus lágrimas. La seguí besando con delicadeza y con suavidad, parecía una muñequita de porcelana, que en el momento que hicieras un movimiento brusco se pudiera romper.

-Yo también te quiero –le susurré. –Estos cinco días han sido uno de los peores de mi vida. Había echado de menos tus besos
-Yo también –dijo volviéndome a besar -Harry, te quiero y eso no lo va a cambiar nadie nunca. No quiero que te vuelvas a poner así ¿vale?
-De acuerdo. Por cierto, tengo dos cosas para ti.
-¿En serio? ¿Qué cosas?
-La primera es un regalo, la segunda es una noticia.
-¿Buena o mala?
-Buenísima.
-¡Cuéntame!


---------------------------
@Real_Tommo ha organizado una especie de concurso. La que ponga los comentarios más originales en los próximos 5 capítulos tendrá un papel en la novela!! Así que animaos y comentad aquí :http://twitpic.com/9abe4i


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada